Berries,
un cultivo tecnificado

El cultivo de las Berries es un proceso intenso, requiere mucha atención y muchos cuidados. Es importante tener en cuenta cada detalle, desde su instalación, en túneles y lomos, hasta el sistema de riego tecnificado y fertirrigación. Es fundamental optimizar el uso del agua y la justa aplicación de productos que favorezcan la nutrición y la salud de las plantas y las frutas.

Cuando la fruta llega al punto óptimo de madurez llevamos a cabo la recolección. Manualmente, una a una, recogemos cada fruta, con cuidado para que no se maltrate o dañe. Así, las colocamos directamente en el campo dentro de los envases que llegaran a miles de hogares. De esta forma manipulamos lo menos posible cada pieza de fruta, antes de pasar los controles de calidad establecidos.

Todo el proceso es registrado y controlado bajo un sistema de trazabilidad. Todos los procedimientos y prácticas agrícolas son llevadas a cabo bajo la normativa GlobalGap. Tanto en el campo como en la nave de manipulación todo ocurre bajo estrictas normas de calidad que garanticen la obtención de un producto de excelentes condiciones: sano, saludable, nutritivo y delicioso.

  • Múltiples variedades...

    Existen diferentes variedades, cada cual con características propias.

  • La recolección, punto clave

    Llegado el momento, la recolección, manual y cuidadosa, lleva el fruto desde el campo hasta el consumidor final.

  • Un sistema tecnificado

    Bajo túneles plásticos y sistemas de riego tecnificado conseguimos los mejores rendimientos.